¿Demasiado estrés?

Vuelvo, sí. Una y otra vez me repito a mí misma que esto nunca será una pérdida de tiempo. Que de verdad lo hago porque me gusta. No debería dejarme engañar por ese villano llamado estrés.

En la actualidad, todo el mundo repite, al menos dos veces por semana (en mi caso a la hora), la conocida expresión “qué estrés de vida”. Triste pero cierto, vivimos en un círculo vicioso de situaciones estresantes, y, como todo en esta vida, tiene su origen en un momento determinado.

Cuando miro a mi hermano pequeño, que ronda los cuatro años, y observo lo feliz que es jugando a sus playmobil o simplemente mirando la tele media hora, me sorprendo. Me gusta pensar que se siente libre, que todavía el coco estrés no ha llegado a su vida, e inmediatamente después, asoma un instinto fraterno-maternal de intentar proteger a esta inocente criaturita del mundo de los adultos.

Un mundo cruel en el que cada vez importa más la apariencia y menos el interior de la persona. Bueno, exceptuando el contenido de la parte del cerebro que almacena conocimiento. Que ahí, cuanto más tengas, mejor. Pero cuidado no lo vayas a mezclar con el cajón de los sentimientos, ahí ya, malo. No sé a vosotros pero a mí me entristece pensar que me espera un futuro así.

Y en contra de esta actitud pesimista, prefiero pensar que cuando crezca algo habrá cambiado. Supongo que es esa inocente esperanza de que algún día nos daremos cuenta de lo que estamos haciendo. Abriremos los ojos y veremos la suciedad que hay encima de nuestros valores. Solamente espero que el día que esto pase, todavía estemos a tiempo de limpiar esas pelusas. Eso sí, las vidas que todo esto se lleva, no van a volver cuando intentemos recuperar lo que era nuestro. Y parece que sí, pero no, no me he ido del tema. Vivimos en un mundo agonizante, que exprime al máximo a las personas profesionalmente hablando ¿pero y personalmente ?

Uno de nuestros mayores errores es pensar que sólo estamos aquí para trabajar, para sentarnos a engordar nuestra cuenta corriente y tener asegurada la hipoteca a fin de mes. Y más y más estrés hasta que no podamos con él. O convertir el trabajo en el único eje de nuestra vida, olvidándonos incluso de nosotros mismos, que somos lo único verdaderamente nuestro que tenemos. Es duro, pero esto pasa cada día más y más. Tenemos muchos profesionales y muy pocas personas.

Sólo espero que ellos perduren. Por vosotros, (y espero algún día, cuando crezca, incluirme), conseguiremos cambiar un poquito el mundo. Gracias.

Resultado de imagen de estres tumblr

Con amor, E.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s